Expertos defienden a arzobispo que creó oficina para recibir denuncias de abusos

, 14 Jul. 20 (ACI Prensa).- Abogados de Santa Fe manifestaron su estupor por el “evidente desconocimiento” de los argumentos que sustentan una denuncia contra el Arzobispo de Rosario, Mons. Eduardo Martín.

Ignacio Del Vecchio y Arturo Ignacio Araujo, expresidentes del Colegio de Abogados de Rosario, se refieren a la denuncia realizada por el actual presidente del Colegio de Abogados de Rosario, Carlos Ensinck, quien acusó a Mons. Martín del delito de “usurpación de autoridad” debido a la apertura, el 1 de julio, de una oficina de recepción de informes de abuso sexual cometidos por miembros del clero.

Ensinck explicó al diario La Capital que los delitos deben denunciarse ante el Ministerio Público de Acusación y “la Iglesia no puede fomentar que se denuncien hechos graves como son los abusos en la misma institución donde se cometieron”.

A través de una carta publicada el 13 de julio, los abogados Vecchio y Araujo calificaron de “grotesca la suposición de que el denunciado esté usurpando funciones propias del estado”.

“Existen dos ámbitos para juzgar hechos: el jurisdiccional, civil o penal y el interno de la Iglesia Católica. De la misma forma que entre abogados un mismo hecho es pasible de ser juzgado como delito en el fuero penal y también de ser juzgado en el ámbito interno propio del Tribunal de Ética del mismo Colegio”.

“Ninguna de dichas jurisdicciones avanza una sobre la otra, por el contrario, deben complementarse y de hecho así ocurre”, explicaron Vecchio y Araujo.

Los abogados recordaron que la creación de oficinas de recepción de informes se da en conformidad a las “instrucciones impartidas en la carta apostólica del Santo Padre Francisco ‘Vox lux mundi’, reciente y de sencilla consulta”.

“En esos registros, abiertos al público, deben recibirse informes relativos a delitos sexuales cometidos por clérigos, no para sustituir la actuación de la justicia ordinaria sino para poner en marcha todos los mecanismos de investigación y eventual sanción, que internamente tienen previsto las normas de la Iglesia”, precisaron los abogados.

La oficina “procura promover investigaciones y sanciones internas y contener y asistir a las víctimas de esos delitos y como es evidente no sustituye ni menos usurpa, funciones del Estado”, insistieron Vecchio y Araujo.

En ese sentido, Ensinck “no ha reparado en ninguna de estas disposiciones, como era su deber de abogado y sus hechos han agraviado, gratuitamente, al representante de la Iglesia local y a miles de personas que profesan la religión católica, entre los que se encuentran también cientos de abogadas y abogados”.

Los letrados manifestaron que la denuncia “carece de cualquier sustento, lo que la convierte no solo en improcedente sino totalmente inoportuna”.

Además, sostuvieron que la denuncia de Ensinck “se trata de una presentación personal” que “solo puede ser interpretada como una agresión unilateral y totalmente injustificada que desgasta una institución que su propio presidente ya se ha encargado de resentir en varias oportunidades”.

“Si su interés hubiese sido legítimo y no solo figurar, debió haber pedido una reunión y demostrado su preocupación por el tema en cuestión”, concluyeron Vecchio y Araujo.

En tanto, el Arzobispo de Rosario, Mons. Eduardo Martín, junto al Vicario General, Mons. Emilio Cardarelli, expresaron que el sistema de recepción de informes “de ningún modo sustituye al ámbito de competencia de la autoridad estatal, sino que tiene como finalidad adoptar las decisiones administrativas y disciplinares dentro de su propio ámbito de actuación”.

“Como lo indican las disposiciones de la Santa Sede, la Iglesia, en cuanto a las posibles consecuencias jurídicas, se atiene y asume lo que decida la justicia de nuestro País, que es la única competente para ese fin y a la que se debe acudir”, precisaron.

La Iglesia “actúa dentro de su jurisdicción, en el marco que le reconoce la Constitución Nacional y provincial, el acuerdo que rige entre la Santa Sede y el Estado argentino, y las demás leyes”.

“La Iglesia reafirma su compromiso de velar para que en su seno se respire un clima de acogida, respeto y cuidado de las personas, con especial atención a los niños y vulnerables”, concluyeron los pastores de la Arquidiócesis de Rosario.



Fuente: http://feedproxy.google.com/~r/noticiasaci/~3/-ozen_hKtCo/

Comentarios

Comentar artículo